Neurología pediátrica y del adulto

La fisioterapia neurológica se dedica al tratamiento de las alteraciones y lesiones ocasionadas en el  sistema nervioso que afectan al movimiento y, por tanto, a la independencia del paciente.

Cuando se produce un daño en el tejido nervioso, existe un tiempo de latencia donde el sistema es capaz de reprogramarse. Esta propiedad es llamada plasticidadel cerebro literalmente se reestructura y destina nuevos lugares para desarrollar las funciones perdidas. Además puede regenerarse, nacen nuevas neuronas que migran donde son requeridas. De hecho, se sabe que la muerte súbita neuronal (por ejemplo después de una apoplejía) es un potente disparador de la neurogénesis. De ahí la importancia de comenzar la fisioterapia lo más pronto posible. El comienzo precoz mejorará indudablemente el pronóstico del paciente y su calidad de vida.

Generalmente se suele pensar que el tratamiento va encaminado a relajar o fortalecer la musculatura. Nada más lejos de la realidad, lo que se busca es una reprogramación del Sistema Nervioso Central (SNC) para recuperar el control neurológico sobre dicha musculatura. El fisioterapeuta, a través de técnicas específicas, estimula la formación de nuevas rutas neurológicas y refuerza las ya existentes para que el movimiento tenga lugar y sea lo más eficiente posible. El tratamiento evita patrones de movimiento anormales, espasticidad (aumento del tono), flacidez (disminución del tono), alteraciones de la coordinación y del equilibrio, etc.

Además de la fisioterapia, el paciente podrá necesitar otros tratamientos como terapia ocupacional, logopedia, psicología o asistencia social, para recuperar otras habilidades perdidas, adaptarse a su nueva situación y facilitar la reinserción social y laboral.

Los diferentes trastornos motores pueden estar causados por un traumatismo, una determinada enfermedad o como consecuencia de un accidente cerebrovascular (ACV), tanto infarto como derrame.

El conocimiento de las  patologías es fundamental para el fisioterapeuta, aunque también será necesario identificar las necesidades concretas de cada paciente para poder adecuar los objetivos y el tratamiento a cada caso.

Existen dos grandes tipos de fisioterapia neurológica:

La fisioterapia neurológica infantil va dirigida a favorecer al máximo el desarrollo del niño:

Las patologías más comunes son la parálisis cerebral infantil (PCI), el daño cerebral adquirido (DCA), la parálisis braquial obstétrica y el Síndrome de Down. Cuando existe una lenta aparición del desarrollo (retraso psicomotriz), también se utilizan dichas técnicas para evitar posibles discapacidades o limitaciones futuras. El desarrollo motor y cognitivo del niño evolucionan de forma simultánea, de tal manera que aprende a moverse al mismo ritmo que aprende el resto de habilidades. El interés acerca del mundo que le rodea estimula su movimiento y viceversa; la experiencia física del movimiento le ayuda a conocer su entorno y a conocerse a sí mismo. 

La fisioterapia neurológica del adulto se centra en varios ámbitos diferenciados: 

Por una parte estarán las personas con una lesión del Sistema Nervioso Central como traumatismo craneoencefálico (TCE), lesión medular (LM), daño cerebral adquirido, etc.  En estos casos, el fisioterapeuta realizará una intervención desde los primeros días. El objetivo será que el paciente recupere el mayor control motor posible. 

Por otro lado, las enfermedades neuromusculares y trastornos neurodegenerativos como el Parkinson, la esclerosis múltiple (EM), la distrofia muscular (DM), etc., pueden precisar un tratamiento menos intenso en su inicio, sin embargo, será necesario un seguimiento constante para reeducar patrones y preservar el tono. El objetivo será ralentizar el  deterioro al máximo. 

Por último, también es de utilidad tratar con este tipo de técnicas los dolores del miembro fantasma (amputados), el dolor crónico, la fibromialgia y los dolores posturales de espalda. Cualquier alteración de la postura y sus consecuencias pueden ser reprogramada desde el SNC, consiguiendo una automatización más centralizada del movimiento.

nerve-cell-in-a-blue-background-3d-illustration-2021-08-26-22-28-54-utc (1)

TÉCNICAS

La fisioterapia neurológica dispone de diferentes estrategias de intervención; Bobath, Perfetti, FNP o Vojta son algunas de ellas. Todas ellas se utilizan tanto en adultos como en niños.

– El Concepto Bobath es uno de los enfoques más utilizados hoy en día en el campo de la rehabilitación neurológica. Proporciona al paciente un tono postural más adecuado como preparación para el movimiento normal.

Nuestra musculatura presenta un “tono base” que ha de permitir un movimiento. La modulación de este tono y sus continuas adaptaciones graduales darán lugar a un movimiento más preciso y selectivo.

Los ejercicios van encaminados a facilitar las reacciones automáticas de enderezamiento, equilibrio y apoyo. Además modula reacciones reflejas anormales y la espasticidad mediante posturas que las inhiben.

Asimismo, la lesión no sólo afecta a la postura y al movimiento, sino también a la organización de los diferentes sistemas sensoriales, entre los que se encuentra la propiocepción (información que recibe el cerebro sobre la posición de las diferentes estructuras corporales). Incluiremos estímulos sensitivos para crear nuevos esquemas propioceptivos.

– La terapia de la locomoción refleja del Doctor Vojta se fundamenta en patrones de coordinación innatos, que son activados por el fisioterapeuta a través de determinadas posturas y presiones en puntos concretos. La inducción repetida al volteo (girar sobre el eje vertical) y a la reptación refuerza los esquemas motores básicos en los que se sustentan cualquier movimiento. La reptación presenta el mismo patrón que la marcha (andar), la natación y la escalada, de manera que estaremos trabajando todas estas habilidades primitivas al mismo tiempo.

– La Teoría Neurocognitiva nace de la mano del profesor Perfetti, bajo la convicción de que el proceso de recuperación que ocurre tras una lesión, está directamente influido por la activación de los procesos cognitivos del individuo. El Ejercicio Terapéutico Cognoscitivo (ETC) es la expresión práctica de dicha teoría. Los procesos cognitivos que se consideran necesarios para alcanzar una recuperación cualitativa son, fundamentalmente, la atención, la memoria, la vista, la representación y el lenguaje. Estos procesos permiten una completa interacción del individuo con su entorno, incluirlos en el ejercicio facilita su aprendizaje e integración.

La Facilitación neuromuscular propioceptiva (FNP), pertenece a los modelos terapéuticos de facilitación, al igual que Bobath, y también se apoya en los modelos neurofisiológicos de control motor. El principal objetivo es reforzar patrones de movimiento normales a través de una experiencia normal repetida. La activación de la musculatura se realiza desde la corteza cerebral, a través de cadenas musculares. La contracción repetida y simultánea de estos grupos musculares, con o sin resistencia, refuerza dichos patrones facilitando su automatización.

Además de todas estas herramientas terapéuticas, se realizará una labor de educación para la salud mediante la reeducación postural y otros cuidados cotidianos que, el paciente y su entorno más próximo, podrán incluir en su día a día para evitar complicaciones.

 

Abrir chat
1
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?