NEURODINAMIA

Los nervios discurren a través de túneles formados por huesos, ligamentos, cartílagos y demás estructuras musculo-esqueléticas que los rodean. El tamaño de estos pasadizos puede verse reducido por lesiones de dichas estructuras. La presencia de contracturas, artrosis, hernias, etc., disminuye el espacio y provoca fricciones en el nervio que lo deterioran. Esto se traduce en la aparición de disfunciones neurales como dolor, parestesia, pérdida de fuerza y sensibilidad.

Tengamos en cuenta los nervios se deslizan verticalmente adaptando su disposición en el espacio durante cualquier movimiento. Las lesiones vecinas atrapan el nervio impidiendo su deslizamiento y adaptación. Con las técnicas neurodinámicas mejoramos la relación del tejido neural afectado con respecto a sus interfaces mecánicas, mediante movimientos ejercidos por el fisioterapeuta y movimientos ejercidos por el paciente como pauta de autotratamiento.

El dolor causado por un daño o enfermedad del tejido nervioso puede variar de intensidad, pero algunas de sus características principales son: sensación semejante a la de una corriente eléctrica, pinchazo, ardor o entumecimiento.

Por medio de esta técnica se pueden evidenciar restricciones de la movilidad y su ubicación, permitiendo al fisioterapeuta restaurar el balance dinámico donde proceda. Aplicando presiones, desplazamientos y elongaciones, se induce una respuesta en la micro-circulación neural y en la transmisión del impulso nervioso. Además, reduce la adherencia, elimina sustancias tóxicas de desecho y aumenta la tolerancia del tejido a las fuerzas mecánicas relacionada con las actividades de la vida cotidiana.

Abrir chat
1
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?