PUNCIÓN SECA

La punción seca se define como la técnica invasiva por la cual se introduce una aguja de acupuntura en el cuerpo sin inyectar sustancia alguna, utilizando el estímulo mecánico para el tratamiento de las disfunciones neuromusculares asociadas al Síndrome de Dolor Miofascial (SDM). Este síndrome, causado por la presencia de  puntos gatillos (P.G.), se define por una serie de signos y síntomas en los que, además de estar afectado el músculo, también hay disfunción de los nervios aferentes responsables de su normo-función. El dolor muscular suele estar acompañado de alteraciones neuro-vegetativas (alteraciones de la sensibilidad, regulación térmica, tono, control motor…).

El objetivo de la punción seca es “desactivar” el punto gatillo que está generando dolor local y referido (a distancia), entre otros síntomas.

Los puntos de gatillo son bandas débiles del músculo, muy sensibles a la palpación, que por lo general se forman en los músculos que mantienen nuestra postura. Este tipo de musculatura está funcionando constantemente y, un uso  desequilibrado, puede ocasionar que se contracture fácilmente. Los sarcómeros (unidad funcional  más pequeña de la fibra muscular) quedan permanentemente contraídos por una sobrecarga.

El conjunto de fibras pierde la capacidad de relajarse como consecuencia de múltiples desórdenes neuro-motrices, bioquímicos y biomecánicos:

Se produce una despolarización anómala de las placas motoras, que se traduce en una liberación excesiva de acetilcolina (neurotransmisor responsable de la contracción).

Las contracciones mantenidas en el tiempo provocan un incremento de la presión intramuscular,  reducción del aporte sanguíneo y, por tanto, de oxígeno y glucosa. Además del flujo sanguíneo y la llegada de nutrientes, el drenaje de toxinas no se realiza de forma eficiente, y se desencadena la inflamación y el dolor.

Por otro lado, el espasmo de esa banda induce un desequilibrio biomecánico mono articular, que supone un mayor gasto energético y la fricción de los tejidos,  favoreciendo la aparición de otras lesiones secundarias tales como tendinitis, artrosis, bursitis, meniscopatías, hernias, etc.

También es importante comprender que la alteración postural puede ser consecuencia de innumerables procesos patológicos de cualquier índole,  lo que hace importantísimo la valoración completa del paciente y de su salud.

Algunos músculos y sus dolores referidos

Lo esencial es ubicar el punto de gatillo. Cualquier estimulación mecánica de un músculo como la compresión, contracción o el estiramiento, que provoque dolor referido sugiere la presencia de un punto gatillo.  La reacción de espasmo local (REL), es decir, la contracción involuntaria del músculo estimulado con la aguja, se considera un signo concluyente de su existencia.

La aguja, una vez ubicada en el punto de gatillo, sirve de herramienta palpatoria, como una prolongación de los dedos del fisioterapeuta. A través de ella, el terapeuta percibe la densidad de los tejidos que atraviesa, la respuesta de espasmo local (REL) y la sucesión de cambios producidos a lo largo de la aplicación de la técnica y a lo largo de las sesiones.

Después de que el músculo ha terminado de contraerse (REL), la actividad eléctrica espontánea disminuye, por lo que el dolor y la disfunción disminuyen también.

A pesar de que la punción seca utiliza agujas de acupuntura y de que numerosos puntos gatillo descritos por Travell & Simons coinciden con los puntos de Medicina Tradicional China, las bases teóricas y los objetivos son completamente distintos. Esto ha sido motivo de discusión durante muchos años entre fisioterapeutas y practicante de la Medicina China. No obstante, la punción seca se basa en los conocimientos occidentales de anatomía y fisiología neuromuscular. La investigación demuestra que la punción seca disminuye el dolor, reduce el tono muscular, normaliza la función bioquímica y eléctrica de las placas motoras, y facilita la rehabilitación activa.​

Por lo tanto, gran variedad de disfunciones musculo-esqueléticas pueden resolverse en poco tiempo si el fisioterapeuta aplica la punción seca: dolores de cabeza, cuello, espalda, cadera, rodilla tendinitis, ciática, distensiones musculares, fibromialgia, etc.

La existencia de áreas sensibles y zonas de enfermedad cutánea asociadas a problemas musculares ha sido reconocida en la medicina desde principios del siglo XX y fue descrita como reumatismo muscular o fibromialgia.

Las infiltraciones en los llamados puntos gatillo fueron propuestas por primera vez por la Dra. Janet Travell y el Dr. David Simons a principios de los años 40. En 1942, publicaron por primera vez el método de inyecciones en puntos gatillo. A raíz de esta publicación números estudios concluyeron no encontrar diferencia entre infiltraciones medicamentosas o realizar Punción Seca. Desde entonces, se ha utilizado ampliamente la Punción Seca para el tratamiento de puntos gatillo.

La mayor parte de bibliografía que se usa a día de hoy en referencia a esta técnica pertenecen a los doctores Travell y Simons. Cualquier profesional que utilice la punción seca conoce sus libros y láminas. En ellos se describe toda la teoría conocida al respecto, los puntos gatillo correspondientes a cada músculo, el recorrido de su dolor referido y el manejo especifico de la punción en cada uno de ellos.

Abrir chat
1
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?